Monthly Archives: May 2016

Happy Ending: Todo es un Mercado

Raptos Urbanos.

  1. Mosaico de un rambla masturbatoria de sexo y butano. Victoria de un arte no consensuado, por eso es arte, que no parte, y es dislate para el que no aguante. Se venden tickets con cámara de gas.
Happy Ending: Todo es un Mercado 1

Happy Ending: Todo es un Mercado 1

2. De la tierra a la boca, o de la tierra al mercado al bolsillo y a la boca. Todo autóctono, hasta las presentes. Comer bien es España es barato, otra cosa son los disgustos de la política y el trabajo. Aquí parece todo orgánico rural, es decir, los tomates son desiguales, si fueran tomates orgánicos de lujo serían todos iguales y las señoras llevarían mallas de culos apretados, los caballeros combinaciones hypsters o sebagos & lacoste con un toque de colorcito y la frutera sería una diva. El tomate leería: 15 euros kg. Aquí se venden tomates.

Happy Ending Todo es un Mercado 2

Happy Ending Todo es un Mercado 2

 

3. El asunto pasa aquí por la levedad del ser con toques naturistas, el desnudo del conocimiento, aunque despojarse no sea cosa de intelectuales ya que todo lo acumulan en la cabeza y en el físico abandonado, en general, todo sea dicho. Un toque de rojo cabaretero, asilo de antiguedades y libros antiguos prohibidos que en la vitrina anuncia: Arte de las putas. Poema de Nicolás Fernández de Moratín. Aquí se venden libros antiguos y cromos ateos.

Happy Ending Todo es un Mercado 3

Happy Ending Todo es un Mercado 3

 

4. Logopedia y TICs, Tecnologías de la información y la comunicación. Lo último en cooperación y marketing, la voluntariedad del enjambre siempre asegurada. Más impacto que un periódico, publicidad más barata que en papel. Es viral entre Teens & Fashion, victimas o no, regala millones a Facebook y cabrea a las agencias de comunicación que trabajan a dedo. Aquí se vende fama idílica y la conexión con el mundo digital, por supuesto.

Tecnologías de la información y la comunicación 4

Tecnologías de la información y la comunicación 4

 

5. Pisos grandes y antiguos donde cultivar jardines que riega la chacha, o asistenta, o l@s propietari@s en tacones o traje. También puedes colocar una estatua de priapo o de la virgen en el hueco de la fuente. Aquí compran los que pueden o los que no pueden pero pero da igual que no puedan. sos pisos para enseñar a los amigos cool pero antiguos. Aquí se vende un espacio “in between” a través de una inmobiliaria. Abstenerse los ruidosos y festeros.

Happy Ending Todo es un Mercado 5

Happy Ending Todo es un Mercado 5

 

6. Entramos en otra época y otros tramites de la riqueza. Aquí gobierna la cerámica y las artes suntuarias. Ahora es público, antes no. Paseando recuerdo al guía que decía: aquí sólo regían los que eran alguien de verdad en Valencia. Había guerras para ver quién era más. Eran otros tiempos más templados de caracter pero igual de cabrones que los de ahora. Aquí no se vende nada porque todo se vendió hace tiempo. Ahora es visitable por el pueblo y algún historiador romántico.

Happy Ending Todo es un Mercado 6

Happy Ending Todo es un Mercado 6

 

7. La especulación siempre fue un arte, primitivo, moderno, contemporáneo y hodierno. Aquí han vendido hasta a las madres a golpe de ticket, a golpe de grito, a golpe de ordenador. Aquí han jugado al poker, as en la manga, la banca las corporaciones y hasta los jubilados con dinero. Es casa de la fourtuna y de la información. ahora ya no se vende ni vende porque alguien de la zona ya se encargó de llevárselo todo, eso sí, está inmaculado como el dinero límpio.

Happy Ending Todo es un Mercado 7

Happy Ending Todo es un Mercado 7

 

8. Matilde y su Peregrinatio nunca pensaron que su fama acabaría es una maleta inmigratoria a 2×1. La Tabla de Flandes seguramente pedirá derechos de autor no reconocidos si se entera que su libro está repartido por ahí como alma en pena, el es más de honor y gloria. Dan Brown da igual lo que piense porque todos sabíamos antes de que lo supiera la Iglesia y lo contara él que Jesús tuvo descendencia y con una mujer, ni más ni menos, y que Leonardo Da Vinci ya lo había representado en La Última Cena. Vaya fortuna contado cuentos. Del libro de fotografía con portada Señorita Pepis hago silencio excepto si lo firma Martin Parr, entonces sería una joyita. Aquí se venden libros para aprender quien quiera, doble conocimiento por uno, una ganga para el transeunte.

Happy Ending Todo es un Mercado 8

Happy Ending Todo es un Mercado 8

 

9. Y llegamos al 9 que dándole la vuelta es un 6, 69 la pareja perfecta. Tiene entrada para inválidos para cumplir la normativa de locales. Ahora está cerrado pero igual hay gente dentro, ordenando o desordenando, ordenados y en fila o desordenados revueltos, quién sabe, todo es imaginación. Aquí se vende lo que se oferta, bolas, descargas eléctricas, algo de amor tránsito y desinhibición y algunas cosas más que no se pueden contar, creo.

Happy Ending Todo es un Mercado 9

Happy Ending Todo es un Mercado 9

Jornadas para diseñar un Modelo Ausente de Ciudad.

Ciudades poco inteligentes

Jornadas para diseñar un Modelo Ausente de Ciudad.

Jornadas para diseñar un Modelo Ausente de Ciudad.

 
Los viernes siempre han sido días divertidos dada la naturaleza humana tendente al ocio. Los viernes comienzan con un subidón de energía al despertarse, inclinándose hacia el bostezo al medio día y acabando en bufa histriónica del tardeo. Dicen los que estudian a los neurópatas que uno acaba como empieza.
 
Los viernes como el de hoy los periódicos publican dobles páginas explicando planes estratégicos de ciudades, por ejemplo Alicante, planes de planes planeando como planear el tiempo y el espacio.
 
Los viernes “estrategia de ciudad” son como una avioneta de verano que cruza la orilla de la playa tirando balones de nivea y panfletos “ven al circo a ver a los payasos”. El único problema es que algunos en ese intento de agarrar el balón y la entrada gratuita se ahogan.
 
Y así, este ocio de viernes, entrega una jornada estratégica de ciudad donde el Alcalde de la ciudad y su séquito de avioneta se ausentan de este plan de planes porque están en discordia con sus socios de circo-ocio-gobierno.
 
Los estrategas “ciudad modelo tiendo al tardeo” han invitado a sabios de estos quehaceres urbanos que hablan de una ciudad orientada hacia la la industria cultural y el conocimiento que dé cabida a empresas de servicios avanzados. Entre las grandes ventajas de la cuidad, obviando el sol y la mancebía, resaltan las comunicaciones estratégicas y las universidades.
 
Seguidamente el periódico, para completar el notición, le lanza la pregunta al pueblo, vamos, a diez ciudadanos. Y así se completa el discurso del rey: hay que potenciar la condición de capital gastronómica, nuestro futuro pasa por el turismo, más limpieza y zonas verdes, atracciones y conciertos, monumentos y casco antiguo, atraer deportistas, deportes de mar y playa de San Juan, oferta cultural en edificios históricos, plataforma online de actividades, modelo estable de cultura viva y estable.
 
Resumiendo, lo primero es entender qué tipo de ciudad queremos. Si queremos una ciudad conocimiento, servicios estratégicos, alegoría de la cultura, ciudad verde, turismo de calidad y capitalidad gastronómica habría que plantearse:
 
  • Hacerles una lobotomía a políticos, empresarios y sociedad cultural subvencionada.
  • Una vez limpios de todo antojo delictivo hacer que el TRAM llegue a la Renfe y al Aeropuerto, que el tren veloz AVE pase a llamarse PAJARRACO y conecte Alicante con Barcelona.
  • Que le turismo lumpen pase a turismo de calidad más servicio mas valor añadido, menos caspa.
  • Que la Ciudad de la Luz, nichos de Elsas y sobres, pase a manos privadas.
  • Que la cultura no se subvencione sino que valga porque despierte el interés.
  • Que la gastronomía se libere de casposos de guías inmamables que buscan la publicidad y no el valor de la tierra y la cultura gastronómica. Que la asociación Universidad Formación Gastronomía apunte a la excelencia, el servicio y la calidad y no se convierta en nicho de busca vidas unos para contar el cuentito del caperucita y el lobo y otros para decir que están formando. Que el impacto se mida.
  • Que la economía digital tenga un campo abierto.
 
Uno está hasta los mismísimos de escuchar esta canción año tras año, a empresarios, políticos y lumbreras del conocimiento que pretenden la panacea nórdica con toques mediterráneos pero eso sí con sueldos africanos.
 
Mientras tanto esperaremos a que el Alcalde llegue a tiempo a la próxima jornada, las elecciones de junio den algún resultado, el periódico haga otra encuesta con más ciudadanos, los impuestos bajen, los empresarios aumenten los sueldos, la cultura no se subvencione, la Universidad abandone el nepotismo y los gurús pasen de gurús a curritos de bar: psicología de impacto.