La Casa Mágica: El Celler de Can Roca

Gourmet Land and Lifestyle: La Casa Mágica: El Celler de Can Roca

Por VCrown & John Predicador

*Listado completo del Menú Festival del Celler de Can Roca al final del post:

Joan Roca by VCrown

La Casa Mágica: El Celler de Can Roca

La noche es gélida y oscura. Como una dama de la realeza en la majestuosidad de su trono, Gerona se presenta ambigua y atractiva. Hasta este tropo del mundo ha llegado el paseante en busca una vez más de la excelencia. Está aquí, todos lo saben. El orbe por doquier reconoce en forma de visita, una y otra vez,  desde todos los puntos del planeta, este hecho. Tres estrellas Michelin.

Llegan en  miríadas para conocer lo que los sabios han situado, con su varita mágica,  en la cima del universo gastronómico. Lo veremos, sin duda, atentos y con denodado deleite. ¿Cautivará hasta tal punto? ¿Sorprenderá sin límites? ¿Seremos capaces de sentir la magia que nos haga salir por unas horas de nuestra piel humana, llena de condiciones, y adentrarnos por unas horas en un planeta incondicional y maravilloso?

En un paseo por el centro  cruza el puente  Eiffel y divisa a lo lejos la oscuridad y misterio de las sombras de los edificios. Abajo el río, calmo, pace líquida mansedumbre. Ignoto y silencioso deambular. Las preguntas se agolpan con incertidumbre y expectante pasión. El día siguiente nos será revelado todo…

Entrada al Celler de Can Roca 1

Entrada al Celler de Can Roca 2

El Celler de Can Roca vista de la casa

El Celler de Can Roca, la bodega

Una casa señorial, con un toque de palacio antiguo, en una isla de magia, apartada del mundo, configurando una presencia elegante, sobria, majestuosa por lo que representa, ajada por el inexorable matiz del tiempo y enriquecida con espurios lances de diseño, maridando un estilo propio. Dentro de los lindes un olivo arcano entroniza, cuál símbolo de la magnificencia, lo sublime e inexplicable de esta entidad que estamos a punto de aprehender.

Lamas de madera rústica anuncian la entrada. El jardín sereno, a la par que vigilante silba, cual dulcímero mágico, un reino de emociones. Desde ahí se puede ver el interior, la zona donde recibir, quizá con un caldo de la bodega propia, a un paseante. Es un sosegado acuario humano con sus vinos y  licores de ultramundo. Relajarse es posible, aislarse del ruido exterior y mecerse en un templo de sensaciones, la antesala de lo que está por llegar. Un paseo por un territorio aparte. Quien viene al Celler de Can Roca no viene a comer, dicen, viene a disfrutar, a sentir, a dejarse llevar por las emociones, las sensaciones, a verse raptado por una delicuescente miríada de sorpresas, sugerencias y estímulos.  Cada propuesta combina los ingredientes de forma majestuosa, y estos mismos ingredientes se entrelazan entre sí a diferentes temperaturas, texturas y densidades. De forma que lo que ingerimos es un fruto diseñado para emocionar. Es ingenio culinario en estado puro.

El Celler de Can Roca, el Restaurante 1

El Celler de Can Roca, el Restaurante 2

El Celler de Can Roca, el Restaurante 3

Al entrar en cocina la noción de ejército ensamblado, adiestrado, experimentado, sabio, irrumpe al son del sinnúmero de chaquetillas blancas que se mueven creando la magia diseñada por sus maestros. El orden es mayúsculo, el trabajo inmenso, la idea que nos atrapa es que todo está perfectamente estudiado, contrastado, consolidado.

Joan supervisa vestido de calle con su mirada aviesa, y una mueca de satisfacción, rigor, picardía y justicia en la comisura de sus labios. El gran general en la cocina. El gran empresario en los pasillos y salón. Conversa con una de las primeras visitas del día, asuntos propios, empresariales, mirada atenta, juicio experimentado, ideas claras y porte sereno, ambicioso y humilde a la misma vez.

La Cocina del Celler de Can Roca 1

La Cocina del Celler de Can Roca 2

Sala del Celler de Can Roca 1

Sala del Celler de Can Roca 2

Sala del Celler de Can Roca 3

Sala del Celler de Can Roca 4

Sala del Celler de Can Roca 5

Los comensales son atrapados en la magia de un sueño gastronómico hecho realidad, al punto en que cuarenta cocineros ejecutan la música de sus tres paladines: Joan, Jordi y Josep Roca. Las emociones se disparan desde el principio. Los viajes y las visitas a distintos países de estos tres genios reverberan en la primera propuesta. El mundo, ese universo onírico-experiencial es recorrido a golpe de paladar con desbordante satisfacción, y el paseante va rememorando sus encuentros geográficos con la combinación de ingredientes que plantean los Roca. Con un bocado a miel, almendra amarga y flores, recorres los zocos de Marruecos en un disparo sensorial que te teletransporta a un sueño de experiencias compartidas, vividas, soñadas, lúcidas. Así hasta casi treinta planteamientos para demoler todo lo que antes habías creído o experimentado. En suma un viaje sensorial sin vuelta atrás. Empiezas a sentir la magia del lugar donde te encuentras y repercute en lo más profundo de tu aprehensión sensorial esa captación de esencias hilvanadas por combinaciones de sabores que sólo un genio puede atreverse a plantear. Y es aquí cuando tu mente reconoce el valor de la mesa donde estás sentado, cuando se precipita el vértigo de la emoción,  y empiezas a coger velocidad emocional, sensorial, y a atisbar  una ingente investigación cuyas referencias, ya estarán de por vida presentes y perdurarán en tu paladar.

Es posible que pocos tropos gastronómicos ofrezcan tal vértigo de sensaciones, tal rapto de los sentidos, tal disfrute de las emociones y presentación de un paquete de excelencia que te hace sentir superior, más fuerte, más sabio, más ambicioso, más capaz.  Un sueño que embruja e inhibe tu debilidad para darte alas en pos de las más altas metas que puedas plantear. Te has contagiado de una valentía, de un oficio arcano y vanguardista, con un envío de información  que te hace asumir lo que te están diciendo:   la excelencia es posible y deseable. Abre tu mente y disfruta del placer del máximo universo gastronómico que hubiere, y aquí, sentado, recorriendo con tus ojos y tu ambiciosa cognición los movimientos armónicos, simétricos, estudiados y validados ad infinitum de una máquina perfecta, inexorable, entiendes la fascinación que exhala este triunvirato. Alea jacta est.

Y así comienza el Menú Festival del Celler de Can Roca

Menú Festival del Celler de Can Roca 1

Menú Festival del Celler de Can Roca 2

Menú Festival del Celler de Can Roca 3

Menú Festival del Celler de Can Roca 4

Menú Festival del Celler de Can Roca 5

Menú Festival del Celler de Can Roca 6

Menú Festival del Celler de Can Roca 7

Menú Festival del Celler de Can Roca 8

Menú Festival del Celler de Can Roca 9

Menú Festival del Celler de Can Roca 10

Menú Festival del Celler de Can Roca 11

Menú Festival del Celler de Can Roca 12

Menú Festival del Celler de Can Roca 13

Menú Festival del Celler de Can Roca 14

Menú Festival del Celler de Can Roca 15

Menú Festival del Celler de Can Roca 16

Menú Festival del Celler de Can Roca 17

Menú Festival del Celler de Can Roca 18

Menú Festival del Celler de Can Roca 19

Menú Festival del Celler de Can Roca 20

Menú Festival del Celler de Can Roca 21

Menú Festival del Celler de Can Roca 22

Menú Festival del Celler de Can Roca 23

Menú Festival del Celler de Can Roca 24

Menú Festival del Celler de Can Roca 25

Menú Festival del Celler de Can Roca 26

Menú Festival del Celler de Can Roca 27

Menú Festival del Celler de Can Roca 28

Menú Festival del Celler de Can Roca 29

Menú Festival del Celler de Can Roca 30

Menú Festival del Celler de Can Roca 31

Menú Festival del Celler de Can Roca 32

Menú Festival del Celler de Can Roca 33

Menú Festival del Celler de Can Roca 34

Menú Festival del Celler de Can Roca 35

Menú Festival del Celler de Can Roca 36

Menú Festival del Celler de Can Roca 37

Menú Festival del Celler de Can Roca 38

Menú Festival del Celler de Can Roca 39

MENÚ FESTIVAL EL CELLER DE CAN ROCA:

  • – Comerse el mundo: Mexico: Guacamole, semilla de toamte, agua de tomate y cilantro; Perú: Caldo de ceviche; Escandinavia: yogur helado, rábano picante, eneldo y flor de rábano; Marruecos: almendra, rosa, mel, azafrán, ras el hanout, yogur de cabra; Japón: núcleo de miso, dashi de nata y tempura de nyinyonyaki.
  • – Olivas caramelizadas.
  • – Bombón de trufa blanca.
  • – Tartaleta de chanquete.
  • – Tortilla de alcachofas.
  • – Bombón de camparo con pomelo y sésamo negro.
  • – Brioche de trufa blanca.
  • – Trigo verde con sardina ahumada, uva, helado de pan tostado con aceite y espuma de levadura.
  • – Olivada. Mousse de oliva gordal picante, buñuelo de oliva negra, helado de oliva manzanilla, pas tostado con aceite, gelée de hinojo, gelée de ajedrea y oliva picual.
  • – Contesa de espárragos blancos.
  • – Ostra con holandesa de caza.
  • – Toda la gamba: gamba a la brasa, jugo de la cabeza con algas, agua de mar, bizcocho de plancton.
  • – Besugo con endibia, genciana y cítricos.
  • – Bacalao en brandada.
  • – Estofado de tripa, espuma de bacalao, sopa al aceite de oliva, escalonias con miel, tomillo y ají. Contraste vegetal.
  • – Cochinillo ibérico en blanqueta al riesling.
  • – Terrina de mango, melón y remolacha, puré de remolacha, ajo negro, cebolla y concentrado de naranja.
  • – Salmonete cocinado a baja temperatura.
  • – Mollejas y ventresca de cordero a la brasa con berenjenas, café y regaliz.
  • – Hígado de torcaz con cebolla, nueces caramelizadas al curry, enebro, piel de naranja y hierbas.
  • – Manzana de feria.
  • – Crema de chocolate con leche, helado de mantequilla, crema de praliné, caramelo de chocolate.
  • – Crema de jarabe de arce, pera, nueces y cardamomo.

Enlaces relacionados con Gourmet Land and Lifestyle: La Casa Mágica: El Celler de Can Roca

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*