Cantinas de interior: Alcoletja

Cantinas de interior

Fuera el sonido es breve porque la lluvia lo apaga, ausente en el pueblo el caballero mira el tiempo sin forma, opacada la mente,,,este pueblo alto huele a morisco, huele a agua y a huerta,,,Mansiones de indianos tomando el centro de un valle marcando el territorio de una heráldica comprada con el sudor, la caña de azúcar y el mar navegado,,,traslación geográfica.

Nadia asoma, como si el frío cerrase las puertas que no la curiosidad. Uno siente esos ojos fisgones atravesando persianas y puertas de madera, la mirada doblando curvas como un sniper de última generación…El pueblo se puede resumir en la taberna vacía, lugar donde todo está detrás, al fondo…no hay nadie pero todo está escrito en el aire.

Aparece una mujer joven que el tiempo no le ha regalado ni hijos ni amores,,,y habla, saluda, corre por la cantina, se sienta enfrente, observa y súbitamente espeta sapos y culebras que me recuerdan a siglos atrás donde todo se sabía, donde los escribanos conocían la vida de todos, o mejor dicho fabricaban la vida de todos, donde sobre todo fabricaban y fabulaban las vidas de todos aquellos que caían fuera de la norma…este pueblo huele a morisco…

Sigue hablando pisando las palabras de los demás, en el fondo creo que se está liberando de siglos de continencia,,,resulta que es abogada, estudiada,,,es gracioso escucharla en su discurso casi medieval de la chica de pueblo que estudió en la ciudad aunque nunca ejerció porque en el fondo lo que subyace es el pedigrí de la hija del señor que tiene tierras, que tiene campo, que tiene verbo, que tienen el control de la antropología del pueblo…

Tomates recién cogidos, aceites de la tierra, melocotones, melones,,,todo perfumado,,,frutos secos, miel y un cartel de helados tóxicos…El que viene aquí disfruta y seguidamente quiere escapar,,,por un momento he adorado el lugar, los paisajes y seguidamente me ha invadido la opresión del correveydile,,,el pueblo y sus súcubos que no tienen bastante con vivir su vida que quieren vivir la de los demas…este pueblo huele a morisco, a agua, a huerta.

Un plato de embutidos de la zona, ricos como todos, pan tostado y dos copas de vino granel,,,todo rico…una calle inacabada, la iglesia con su torre de 1780, dos bancos junto a un confesionario callejero y un acceso por donde escapar cabalgando sobre bancales en dirección desconocida,,,esto ha sido una buena aventura.

Cantinas de interior: Alcoletja 1

Cantinas de interior: Alcoletja 2

Cantinas de interior: Alcoletja 3

Cantinas de interior: Alcoletja 4

Cantinas de interior: Alcoletja 5

Cantinas de interior: Alcoletja 6

Cantinas de interior: Alcoletja 7

Cantinas de interior: Alcoletja 8

Cantinas de interior: Alcoletja 9

Links related to Cantinas de interior: Alcoletja

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*