El Collado de Azorín

Microcosmos Literarios

Aceite, vino y cereales,,,si el tiempo se pudiera estirar por aquí andaría Azorín sobrevolando en un brisa de libros y conversaciones,,,el tiempo se aprieta, se enciende y apaga y colándome en parte de la historia me encuentro con Ernesto Albert.

Con  Ernesto recorro estas fincas que corren rodeadas de pinos y viñedos,,,y pregunto y pregunto si lo conoció, si lo tocó y escuchó,,,y Ernesto me cuenta cosas de antes y cosas de ahora,,,supongo por lo que oigo que hay cosas que acontecían antes y se repiten ahora sólo que con diferentes personajes…

Anoto abandonos de la tierra y intentos de retorno frustados, recuerdos citados por un hermano de Azorín que cuando ocurrió la fiebre del calzado le aseguró que todos querrían con el tiempo volver y ya no podrían…

Aceite, vino y cereales y por aquí un aeropuerto al que no llegó Miguel Hernández y de donde salieron La Pasionaria y Alberti,,,todo aquí está dormido, quizás sea por el calor del verano,,, también se habla por aquí de un maleta de oro y billetes que alguien se quedó, quizás sea un bulo pero los bulos gustan y además bienestar tuvo el que supuestamente lo sabe,,,cosas de la historia y del boca a boca.

El Collado ahora está dividido en dos partes, 60% pertenece a los herederos y el resto a otros propietarios,,,me dicen que hay armonía en la convivencia más allá de incursiones del Ayuntamiento para encontrar una aguja en un pajar,,, oigo que hay cosas que acontecían antes y se repiten ahora sólo que con diferentes personajes…

Ernesto es abierto y sincero, me asegura que es el “toca cojones del lugar” y me pone ejemplos de ello que tras escucharlos me parecen acertados,,,disfruto de su conversación y de su actitud verazmente desafiadora,,,

Quizás si me hubiera encontrado con uno de los herederos de Azorín la conversación hubiera sido, como decir, más burguesa, más intelectual, más mito,,,hubiera sido interesante pero esto es lo que me ha tocado, y me gusta porque es tierra, campo y manos de trabajo…

Hace calor, son las 12:00 de la mañana,,,Ernesto me abre las puertas de la Ermita, me enseña la huella de gato que pisó lo fresco del piso y allí se quedó la huella de por vida,,, hay gatos que tienen la suerte de ser ascendidos al cielo por la fortuna, dejando huella.

Salimos de la ermita y le hago otro retrato,,,me quedo mirando una fachada blanca de puerta y ventana esterillas verdes, en medio de la fachada pone 1904 y debajo me parece ver don santos o ángeles descabezos por brutos que confundieron República con anti religiosidad,,,analfabetos hay de todos los colores,,,y por cierto, las repúblicas pueden ser de derechas y de izquierdas,,,en España parece que sólo puede ser de izquierdas.

En fin, que me lo he pasado muy bien conversando con Ernesto y viendo el Collado y de paso me he llevado unas cuantas fotos y algo de historia que no conocía,,,no sé si cierta o no pero verso sí que es y el verso igual que la literatura tiene igual de ficción que de realidad.

VCrown

El Collado de Azorín 1

El Collado de Azorín 2

El Collado de Azorín 3

El Collado de Azorín 4

El Collado de Azorín 5

El Collado de Azorín 6

El Collado de Azorín 7

El Collado de Azorín 8

El Collado de Azorín 9

El Collado de Azorín 10

El Collado de Azorín 11

El Collado de Azorín 12

Links related to El Collado de Azorín:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*