Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz

El Baret de Miquel y una reunión de Heterodoxos

Propáguese la herejía dentro de España, con nervio cuando la ocasión lo requiera, con virtud siempre que los conversantes sean laudos autónomos de voluntad, espéculo de las leyes conversacionales que al uso de los sentidos y de la inteligencia le añaden una actitud crítica e indagadora, es decir, la teoría de los opuestos.

Así comienza este juego lúdico gastrónomico combinatoria del Homo Ludens y Juego de abalorios regido por un Magister Ludi de los fuegos.

De un lado aparece el tiempo que vuelve a surgir plácido de caracter y armónico, mi amigo Jose Luís de Tomás. Del otro lado acompaña la visión del vino, una corte de suaves memorias del placer de Baco, mi otro amigo Agustín C. Piqueres, el tercero en discordia soy yo, llegado cargadito de vehemencia profética y bufonismo. El Cenáculo es El Baret de Miquel y el jefe de la Cocina es Miquel Ruíz.

El tiempo se llena de anécdotas que son como aperitivos crónicas de un pueblo. Aparecen heremitas, vividores, anarcas, unificadores y rebeldes sin causa. La vida tal como es…por lo menos tal como me gusta a mí.

En este Convivio las palabras juegan malabares entre manos que cruzan el tablero de ajedrez gastronómico abriendo vinos y presentando platos. Gentes que entran y salen y en la partida vuelven a reservar porque lo bueno se hace de rogar. Más vino, más conversación, el maestro del Cenáculo, Miquel Ruíz, sigue enviando piezas únicas de placer, texturas, perfumes, ars combinatoria de Ramon LLull, un glosador de mundos gastronómicos. Aquí no hay transgresión sino principios, o bien dicho, aquí si que hay transgresión porque todo es natural…el sentido transgresor lo modifica el tiempo y los seguidores. Ahora va por barrios o revistas.

Miquel Ruiz es el Liber de Lumine, Jose Luis y Agustín se han convertido al Ars Infusa y yo sigo instalado en el Liber Chaos, ostia divina que conversación, ostia divina que gastronomía y ostia divina que vinos.

De la sobremesa ni hablo, aunque quizás sea lo más interesante de todo,,,en ella tuve la sensación de ser más heterodoxo que nunca, más hereje que nunca y más amante de la amistad que nunca y todo eso por culpa del Magister Ludi de la cocina: Miquel Ruiz.

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 1

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 2

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 3

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 4

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 5

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 6

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 7

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 8

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 9

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 10

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 11

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 12

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 13

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 14

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 15

Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 16
Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 17
Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 18
Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 19
Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz 20
Links related to Heterodoxos en el Cenáculo de Miquel Ruíz:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*