Pinoso: El silencio de los ingleses

Pinoso : El Microcosmos

El camino te lleva por autovía y carretera comarcal,,,primer cartel El Pinós, segundo cartel kilómetros más adelante El Pinós de nuevo, ya llegando llegando el último cartel anuncia Pinoso…cosas de esta España poliglota… sólo que en este caso y dado el número de ingleses que habitan aunque no convivan con el municipio el encargado de los carteles anuncia pueblos podría haber puesto también The Pinós o The Pinoso así el mapa de acceso sería perfecto: El Pinós, Pinoso, The Pinós y The Pinoso,,,hasta aquí la primera anécdota.

Un paseo de dos horas por el casco antiguo mientras espero…cruzo el ayuntamiento, se respira una especie de letargo veraniego, banderas un cenicero y dos colillas en el suelo de la entrada. Una pareja habla en la esquina dando un tratamiento gangster con estilo a la conversación,,,dos ingleses cruzan la fuente ausentes de lugar, rosados por el sol, jubilación de vino y sal,,,todos miran esquivos la presencia de un extraño vestido de negro y cargado de tripode…una pareja de viejetes jocosos y vacilones con gracejo preguntan: ¿No será inspector, no?…la risa derrite el pueblo callado…segunda anécdota.

Un mercado circular vacío de producto, donde dos niños juegan y tres hombres autóctonos toman brandy, lo redondeo rodando y zas, una pescadería de color azul con una mapa satelital encima del tejado, televisión y pescado,,,todo aquí va lento, es como si las gentes digirieran lo que ven en intervalos morse, miro apunto miro apunto, analizo; miro apunto, miro apunto, analizo, primer entendimiento, y así sucesivamente.

Dos preguntas en un bar y una llamada de teléfono a un amigo. Todos están contentos con los que gobiernan, parece otra España, no oigo ni una queja, dos niños ingleses cruzan la calle como si estuvieran en sus país, inmersos en una extensión de british land…La llamada al amigo me pone casi al día de Pinoso: mucha sal, mármol, zona de vinos, agricultura, turismo extranjero, acentos valencianos y acentos que rascan el paladar,,,es como si el pueblo no tuviera necesidad de trabajar,,,huele a dinero asentado en el tiempo.

Y así el casco antiguo va regalando vista de antiguos palacios de estructura cuadrada que parece amplios, que cuidan las verjas pero desestiman la fachada, aun así tienen encanto,,la Torre del Reloj pulida casi como un cristal, escaleras que huelen a pan recién hecho y otra vivienda que cuida las persianas y las barandillas y se olvidad de pintar la fachada,,,aun así sigue teniendo encanto,,,siempre hay encanto.

Colores del renacimiento pintados por el sol del interior, todo parece tener historia, cables cruzando simetrías de maceteros, un farolillo para verse por la noche o mejor para encontrar la sombra del vino nocturno,,,no veo casi gentes, es como si estuvieran mirando detrás de las ventanas…una calle fría frente a la Torre del Reloj, salen dos señoras y se vuelven a meter raudas,,,la mecánica de los vehículos transforma el final de la calle, todos quieren aparcar delante de sus casas, es más, si pudieran meterían sus furgonetas dentro de sus casas, pegaditas a su cama, bien pegaditas…esto huele casi a medieval,,,todos tranquilos, tan creyentes tan creyentes que resultan sospechosos,,,no sé si es el dinero o la fé,,,vuelve a faltar la pintura, persianas barnizadas, puertas y ventanas pinceladas y la fachadas escribiendo humedades y desconchamientos,,,aquí todo está tranquilo, observado.

Salgo del casco antiguo buscando el vino de la 1 y la tapa. Un chato y unas habas con jamón. En el camino una imagen Voguesca de Vogue, una casa farol, un tricornio que en la base ofrece glamour, street style, un Paris Goyesco enfrentado a la basura orgánica sumergida bajo tierra,,,cruza un ciclista, dos clicistas, un abogado que balbucea el inglés aconsejando a una pareja acerca de las propiedades a comprar y los gastos generales…la tienda de ropa está cerrada,,,el pueblo abierto, se huele a mármol, a sal, a vino.

De vuelta, ya de vuelta, donde he quedado, con quien he quedado, me encuentro con calles alfabetizas, columna militar de puertas y ventanas todo mirando hacia el viaje interior que a veces es cueva, a veces bueno y muchas veces no querer vivir por el que dirán…Palacios cuadricula, señales de prohibido sin gente, STOP, desconchamientos ilustrados, calles nuevas de un urbanismo chino a 100 y multiprecios ganga, sin vida y con artificio se fusiona el casco antiguo con este engendro habitacional,,,mejor lo antiguo, mucho mejor.

Un tractor, el azul violeta de una avenida y un barril hecho vino, hecho flor hecho cepa que marca la salida de un Pinoso que es silencio, que es vino, que es sal, que es mármol y que necesita pintar sus fachadas.

Pinoso: El silencio de los ingleses 1

Pinoso: El silencio de los ingleses 2

Pinoso: El silencio de los ingleses 3

Pinoso: El silencio de los ingleses 4

Pinoso: El silencio de los ingleses 5

Pinoso: El silencio de los ingleses 6

Pinoso: El silencio de los ingleses 7

Pinoso: El silencio de los ingleses 8

Pinoso: El silencio de los ingleses 9

Pinoso: El silencio de los ingleses 10

Pinoso: El silencio de los ingleses 11

Pinoso: El silencio de los ingleses 12

Pinoso: El silencio de los ingleses 13

Pinoso: El silencio de los ingleses 14

Pinoso: El silencio de los ingleses 15

Pinoso: El silencio de los ingleses 16

Pinoso: El silencio de los ingleses 17

Pinoso: El silencio de los ingleses 18

Links related to Pinoso: El silencio de los ingleses

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*