• Home
  • /Posts Tagged ' Así es el genio de Erik G Rosdahl '

Archives

Erik G Rosdahl: El Carlos Castaneda del Vino

Así es el genio de Erik G Rosdahl, pura vida ancestral.

Visitar a Erik G Rosdahl en las faldas de Monte Arabí es entrar en los estados de la realidad no ordinaria.

Primera azote recién llegado: “La inocencia, la inocencia es escasa, el que la tiene anda por las aguas”.

Su entorno vino “Escombro” habla de vencer el miedo, vencer el poder, hacer de la trangresión virtud. Hojas de libro sueltas por el campo, una ecografía agrícola radicalmente hyppie: “In order to make his knowledge public, he had to sacrifice his position and means of livelihood” or “his eccentric attitude revealed a lack of balanced judgements”.

Así lo percibo, y así lo cuenta Erik G Rosdahl,  para hacer público su conocimiento ha tenido que sacrificar su posición y medios de vida, dejando Los Angeles y el Cine. Una actitud excéntrica revela, según los otros, un juicio carente de equilibrio.

Un gato idiomático levita en la silla, paciente y ausente, es la antesala a una cocina de vino y ruralidad. Aquí no hay nada que recuerde a la cotidianidad, a saber, nevera, cubiertos, agua corriente, orden, higiene, pero aquí se respiran esencias de la vida, ausencia de ruidos, lo necesario y el caos del vino, o mejor dicho, la creatividad del vino.

Los límites de la bodega-casa marcan el paisaje de viñedos salvajes y artesanía vinícola. Lo salvaje del viñedo es algo así como el misterio del hombre que tenía un aliado, no se sabe de dónde recoge sus uvas, no tiene propiedad de tierra, no existe trazabilidad, hay carencia de datos, el etiquetado es, digamos, rural, pero hay presencia de tierra, de un terroir sagrado, que el hombre no ha tocado antes y que dota de una autencidad brutal a los vinos de Erik. Quizás no haga falta la intervención del viticultor y todo esto haya sido cuestión de descubrirlo, algo así como un consenso especial entre la naturaleza y Erik.

Pruebo un champagne, como lo oyen, un champagne, y se me quiebra el alma. Pruebo un “Escombro” y el tiempo vibra con una vibración que se alarga hasta el Monte Arabí y me devuelve ancestralidad. Pruebo el Chiquillo y siento correr la sabia por las cepas de mi boca que ya han trascendido la lógica.

Y Erik descorcha la tierra, y como no podía ser de otra manera, ocurre que la lógica entra con arrebato por el camino de la desobediencia, y llega la policia pidiendo explicaciones acerca de unos paneles solares que se están colocando en esta Casa Bodega Okupa, que si bien es cierto Eric ha restaurado con su dinero, no es suya. Y aquí sale la fuerza de la brutalidad y la defensa, el Carlos Castaneda mito ancestral, la visceralidad,,,

Y Erik vence, y seguimos hablando, como si nada, de cosas del vino, de cómo le gusta que traten sus vinos en los restaurantes, de que el lleva sus vinos personalmente a los restaurantes, de que a él no le gusta el vino pero lo que le gusta es la creencia de que el humano y la naturaleza son uno y que de la tierra brota magia si la lógica queda aparcada en favor de la Devoción y el Ultraje.

Así es el genio de Erik G Rosdahl, pura vida ancestral.

VCrown

 

Links related to Erik G Rosdahl: El Carlos Casteneda del Vino