• Home
  • /Posts Tagged ' diplomacia '

Archives

El Embajador Colocado Colocando

Diplomacia, Champagne, Agentes de la Propiedad y Resucitados.

Cada país tiene sus periplos diplomáticos y sus historias “cara de circunstancia” cuando se elige un nuevo presidente o primer ministro.

Berlusconi, por ejemplo, quiso imponer a sus embajadores itlianos el traje de agentes de la propiedad y pluriempleo corporativo invitándolos a que en lugar de tomar el sol, cuidarse el traje, comer pasta importada de italia y beber barolo se fajaran a buscar negocio en el exterior para empresas italianas, tanto públicas como privadas.

La respuesta de los diplomáticos italianos fue un “van fan culo” mussoliniano con toques de retórica Marco Tulio Cicerón acerca de los Deberes y Oficios.

En el caso de Italia se juntaron el hambre con las ganas de comer al amalgamar lo que ya hacián los diplomáticos bajo coima corporativa, es decir sin esfuerzo alguno, con lo que proponía el vástago cesáreo que era medir a los embajadores por sus resultados y en base a eso darles coima.

El caso de Francia, del Quai d’Orsay y su queridísmo ex embajador en España Bruno Delaye, es otro ejemplo de circumstancias paranormales merodeando el mundo abducido de la diplomacia.

El Embajador Colocado Colocando siempre había tenido claro que el uso de sus funciones era la frivolización al máximo de su cartera plenipotenciariamente ibérica. Para ello, El Colocado, se declaró rápidamente amante del vino, las mujeres y los toros con un toque La cena de los idiotas.

Golden Boy Bruno Delaye, que por cierto tiene un aire a Boris Johnson, el anterior Alcalde de Londres, decidió que su casa era la casa de todas la corporaciones francesas que tuvieran que ver con el champagne, la belleza, la moda y por ende las mujeres. Los toros no entraron en el juego debido a cuestiones logísticas de la embajada de Francia en España, aunque alguna “corná” se llevaría alguno o alguna. Pero volvamos al asunto.

Bruno el Toro Delaye en su afán ibérico abrió las puertas, bueno, más bien que abrir alquiló la sede chateau de la embajada de Francia a Kenzo, Ruinart, Balenciaga, L’Oréal, Rochäs y Citroën. Y en el camino, aplicándose la genética Noblesse de Robe, que obliga a autogratificarse por derecho propio, ingresó el alquiler en su cuenta particular de la Caixa.

Parece ser que el Quai d’Orsay anima a sus hombres de honor franceses a explotar, qué palabra explotar, las sedes diplomáticas, sólo que en el curso de cómo ser Embajador se les olvidó decirles que los alquileres eran públicos y deberían ir a las cuentas de explotación de la embajada, es decir, al Estado. Fallo técnico.

A Bruno el “Fiestero” o bien  “El rey de los placeres”, como le llamaban en México, siempre le ha ido bien y ha conseguido destinos “placer”. Además de Mexico ha pasado por Grecia, España, de la que está enamorado por ser país de trasnochadores y de toros, y Brasil.

El caso es que desde 2013 un equipo de investigadores del Quai d’Orsay anda peinando y buscando las facturas que dice no encontrar el Golden Boy, y no las encuentran ni encima del despacho, ni debajo de la alfombra, ni en los toros, ni en una copa de champan, ni debajo de la falda de nadie. Pero Bruno asegura que están, que estaban, que las está buscando.

Y así es la historia de la Diplomacia. Bruno Delaye pasó de embajador estrella a embajador perseguido, de perseguido a errata, de errata a Consejero especial de PlaNet Finance,  a Jefe de Empresa y Diplomacia, una oficina de inteligencia económica, y a ser invitado en 2015 al Eliseo a la cena en honor al rey de España, Felipe VI.

En España, por añadir algo, que somos más castizos y catetos que Italia y Francia, o más auténticos en lo referente a la Diplomacia, tenemos a Paesa: espía, diplomático, muerto y resucitado en Panamá.

El Embajador Colocado se está Colocando.

Bruno Delaye. foto Chema Moya/Efe para El Español

Bruno Delaye. foto Chema Moya/Efe para El Español

Boris Johnson. foto The Independent

Boris Johnson. foto The Independent

Francisco Paesa. foto Efe

Francisco Paesa. foto Efe